Buenas y malas noticias sobre pensiones. La tuya concretamente

25 Ago

oml_3539.jpg_20180209154504_9064_1

¿Que prefieres, que te den una mala noticia de una vez o que te la den por entregas a lo largo del tiempo?

Los expertos en felicidad y sicólogos economistas (quienes bajo el paraguas de behavioral economics-psicología económica- últimamente tienen la costumbre de ganar los Nóbel de Economía) confirman que tenemos un mecanismo adaptativo para metabolizar con relativa rapidez  tanto las malas noticias como las buenas. Aparentemente, cada uno tenemos nuestro nivel de felicidad basal particular, al que tendemos a volver tras el primer impacto de noticias que nos afectan, en uno u otro sentido

Una persona a quien le toca la lotería,  es repentinamente más feliz, pero al cabo de un tiempo (corto), su nueva vida se convierte en rutina y tiende a retornar a su nivel de felicidad basal. Y viceversa, alguien que recibe una mala noticia generalmente al cabo de un tiempo metaboliza el malestar y vuelve a su estado de felicidad de partida, determinado en gran parte por la genética. Para minimizar el efecto de una mala noticia es mejor comunicarla de una vez y no en capítulos a no ser que nuestro objetivo sea tener hecho polvo al receptor sostenidamente en el tiempo.

Por eso asombra que el anterior gobierno se empeñara en dar malas noticias a los jubilados todos y cada uno de los años, con subidas de sus pensiones por debajo del IPC. Cabrear todos los años año a 9 millones de votantes no parece muy inteligente. La alternativa para cuadrar las cuentas es actualizar las pensiones por el IPC anualmente, y dar una única mala noticia para muchos años, no a los jubilados actuales, sino al grupo de los que lo serán, reduciendo la tasa de sustitución (relación entre la pensión y el último salario)  para los futuros pensionistas. En España es de más del 80%, prácticamente la más alta de Europa. Esta tasa, unida a los mayores sueldos y cotizaciones durante más tiempo de los nuevos jubilados, hace que sus pensiones sean alrededor de un 30% más altas que la pensión media actual

En cualquier caso no veo a millennials, generación X, baby boomers  y demás cohortes  de descreídos  futuros pensionistas, manifestándose para defender el mantenimiento de la tasa de sustitución, con la organización, tenacidad y constancia de los jubilados actuales cuando exigen subidas de sus pensiones de acuerdo al IPC

En fin que para el heterogéneo grupo de los futuros pensionistas va a ser muy difícil escaparse de las consecuencias de la mala noticia de la reducción de la tasa de sustitución, sobre todo porque objetivamente no estamos tan mal comparados con otros ciudadanos europeos: por ejemplo la pensión pública media en España  es de 1.074€ frente a 1.003 € en Alemania …  además el 84% de los españoles tiene una (o varias) casas en propiedad frente al 41% de nuestros colegas alemanes. A investigar de que viven estos desafortunados jubilados centroeuropeos

Vayámonos preparando para la mala noticia que “el gobierno” nos dará en algún momento. Esperemos que gracias al conocimiento teórico de la psicología económica, solo nos la den una vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: