Porqué lo que diga Trump sobre los ODS es irrelevante. Pero lo que hagan las empresas no.

11 Nov

IMG_6598 2La humanidad nunca ha tenido retos más importantes y urgentes que hoy. Sabemos que si no frenamos urgentemente la emisión de gases efecto invernadero, el efecto en el planeta será brutal e irreversible.  Empezamos a ser conscientes de que lo que hacemos hoy compromete nuestro futuro, no dentro de unas generaciones sino probablemente dentro de nuestro propio ciclo vital.

También por primera vez intentamos a nivel global establecer mecanismos para hacer frente a estos retos; Por ejemplo: los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) a cumplir en 2030 firmados por todos los países miembros de la ONU hace tres años.

Según los informes de seguimiento ningún país será capaz de cumplirlos, ¿como es posible que siendo tan esenciales no se vayan a cumplir?

Hay varias razones. La primera es que no se pueden tener 17 prioridades. La amplitud bienintencionada pero impráctica de los ODS  es su mayor debilidad.  Los objetivos se solapan y se relacionan causalmente. Si hay trabajo decente para todos y crecimiento económico, es evidente que no habrá pobreza, ni hambre. Y es difícil pensar que si hay trabajo decente no exista un sistema educativo de calidad para todos. Posiblemente “la madre de todos los retos” sea el objetivo 13, acción por el clima. Si no lo superamos, difícilmente alguno de los restantes será alcanzable. A diferencia de otros retos, el cambio climático es absolutamente global. Afecta sin excepción y a corto plazo a todo el planeta. Y condiciona radicalmente los avances en cualquier otro objetivo.

Si es un reto para los gobiernos trabajar con los ODS, para las personas lo es más. ¿O es que los individuos en los países desarrollados podemos desentendernos de su consecución? Es indispensable que tomemos conciencia y sepamos como contribuir personalmente a superarlos, sobre todo en relación con el cambio climático. Sin embargo la narrativa de los ODS está alejada de la sensibilidad del ciudadano. Comunicar de un modo relevante, memorable y persuasivo la importancia de determinados cambios de hábitos individuales es esencial para los ODS. Sabemos cuales son los niveles peligrosos del colesterol y que alimentos debemos evitar para no incrementarlo. Pero no sabemos como nos afecta respirar en la ciudad contaminada o cuanto CO2 dejamos de emitir por cambiar nuestros hábitos de movilidad o de alimentación.  Para las personas, lo que no se mide o no existe o no es importante. Tal vez por ello pensemos que quienes tienen la responsabilidad de cumplir los ODS son los gobiernos, no nosotros  como ciudadanos.

De hecho las estadísticas de (in) cumplimiento de los ODS se realizan por países, reforzando la idea de que son éstos los agentes ejecutivos responsables de su implantación. Pero el compromiso nacional es inútil si hay otros países que ignoran los ODS. Suecia puede alcanzar algunos de estos objetivos, pero si Rusia no lo hace el avance es nulo. Responsabilizar a los países de la consecución de los ODS trae dos problemas: la parcialidad geográfica y el cortoplacismo de los gobiernos nacionales. Las políticas nacionales dependen de vaivenes en los gobiernos.  La solución pasa por la acción de las grandes empresas con influencia global y con visiones y políticas de largo plazo Un ejemplo, recientemente 250 grandes compañías han presentado el compromiso de que en 2025 el 100% de sus  plásticos sea reutilizable, reciclable o compostable.

Neville Isdell, antiguo CEO de Coca-Cola me comentó hace tiempo  que las ONGs con las que la Compañía tenía alianzas le transmitían que era preferible llegar a acuerdos con grandes empresas más que con gobiernos, precisamente por la capacidad de ejecución global y visión de largo plazo.

En resumen: ayudaría al cumplimiento de los ODS, el simplificarlos y priorizarlos; entendiendo que ésto no va a ser posible, al menos mejorar su narrativa y comunicación para generar compromiso y cambios de comportamiento en los ciudadanos. Y sobre todo contar con las grandes empresas, por ser los agentes más interesados  y eficaces para su implantación global, no por regulación, sino pura y simplemente porque la sostenibilidad es la clave estratégica  para su negocio a largo plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: