Archivo | Viajes RSS feed for this section

Otra España no solo es posible, sino inevitable

16 Dic

ampelmannAlemania ¿Será donde mas mileuristas hay de Europa? Me hago esa pregunta tras una estancia otoñal en Berlín. Es una impresión fugaz, pero me ha parecido que las bicis que comparten las calles con los coches son viejas, que en los mercadillos las  verduras españolas y turcas son mas baratas que aquí, que los ciudadanos  recuperan 15 céntimos por botella de plástico con satisfacción y diligencia. Que  hasta los  currantes y ejecutivos compran los panecillos y café con leche en el súper porque es mas económico. Una hipótesis alternativa a la abundancia de mileuristas, es que exista una cultura  práctica orientada la experiencia y no a la tenencia. El análisis berlinés aunque sea a ojímetro merece la pena. Han superado la crisis y aquí estamos empezando a hacerlo; observando  lo que pasa allí, podemos estimar como podría ser nuestro futuro. Decía  Morgan Stanley a principios de 2013 : España será la próxima Alemania. Mas radical, el Sr Roig interpreta que en el futuro tendremos que trabajar como chinos. Y en el ámbito de la añoranza, el Sr Montoro cree que volveremos a ser una réplica  de la España previa a la crisis.

  Si Morgan Stanley tuviera razón, estamos evolucionando hacia una economía muy competitiva, de productividad creciente, con una balanza comercial que ¡oh fenómeno impensable! por primera vez desde que se inventaron los estadísticas tiene superávit. BBVA dixit ( con cinco millones de parados)  : los sueldos para acelerar la salida de la crisis deberían bajar un 7 % más. El FMI también  ha dicho algo parecido. Y es lo que está pasando, desde los puestos en que cada euro es importante para llegar a fin de mes hasta los profesionales con seis dígitos al año. Lo mas chocante es la  posición oficial de que la deflación es un síntoma pasajero. Que lo deseable es una  estimulante inflación del 2% . Pero en España los perros ya se han comido las longanizas y los ciudadanos estamos valorando si comernos a los perros.  Con unos sueldos bajos y decrecientes, ¿como se va a incrementar el consumo interno si suben los precios?¿que “bajada de impuestos” va a compensar esa subida?

Casi seguro que tras la crisis, no volveremos a comprar docenas de miles de jamones ibéricos de 500 €, ni colapsemos los restaurantes de lujo, pero si consigamos que lo hagan los nuevos ricos globales rusos hindúes o chinos. Como en Alemania, alquilaremos en vez de  comprar casa : hemos comprobado que la propiedad inmobiliaria puede ser una servidumbre fiscal, bancaria y patrimonial que limita nuestra movilidad. En lugar de pagar la hipoteca del piso, invertiremos en  un fondo de pensiones y un seguro médico. Nos jubilaremos más tarde, seguiremos comprando marca blanca, viajaremos cada vez mas (en low cost), y celebraremos mucho, pero mayormente en casa (por ejemplo, cada vez  que vuelva algún  hijo del extranjero ¿donde si no van  trabajar si son arquitectos, ingenieros de caminos, fontaneros, electricistas, profesores de español o expertos en energías renovables?) Cuando vayamos al restaurante nos repartiremos la cuenta y nos llevaremos la botella de vino a casa si no la hemos terminado. Tendremos minijobs, parte de ellos, como en Alemania, ejercidos por jubilados de más de 75 años. Habrá muchos jovenes que trabajarán y aprenderán un oficio “dualmente”. Disfrutaremos de la amistad,  la familia, los cineforums y la naturaleza, de salir al campo con la tortilla de patatas,  plantar arboles y recoger setas, leer, acudir al teatro y ver museos, exposiciones y manifestaciones artísticas . Nos enriqueceremos de la multiculturalidad. Probablemente dedicaremos mas tiempo a aprender, seremos menos dependientes de lo público, más autónomos y solidarios. Por tanto más felices.

En el futuro, hasta podemos esperar que PP y PSOE sean capaces de superar mezquindades y pactar un gobierno, los agentes sociales promuevan  el reparto del empleo en situaciones de crisis , o incluso podamos pedalear felices al trabajo, compartiendo la calle con amables automovilistas.

También, como el Sr Montoro, me temo que he caído en la ensoñación del wishful thinking.

No es la guinda, es el pastel

15 May

El otro día hacia sol, y las terrazas y chiringuitos estaban repletos. Mareas de turistas lo compraban todo……En Amsterdam, donde el tráfico es como en Marrakech, pero en vez de burros, hay bicicletas enhebrando cruces imposibles con coches motos y tranvías y transeuntes. Tambien, esta vez en Rotterdam, hay millones de contenedores descargados cada año que penetran en gabarras hasta el corazón de Europa por las arterias del Mosa y el Rhin. Ocho millones de contenedores al año. Y rascacielos , canales, obras e infraestructuras creciendo fractalmente en un escenario solo en apariencia laberíntico. Como en Brasil, la semana anterior, volví a introducir embarazosamente  el tópico de la crisis económica en una conversación de negocios. …. crisis, ¿que crisis?.El aeropuerto de Schiphol es muy grande pero parece tercermundista comparado con Barajas, o el Prat.  Los trenes, funcionales, parecen parecen viejos comparados con los cercanías de RENFE, o los AVE. Un anuncio radiofónico  de una línea holandesa de bajo coste comenzaba ” a los holandeses nos gusta pagar poco…”. En esos bares y restaurantes, en esos chiringuitos playeros cerca de Rotterdam, cada uno se paga lo suyo. Una casa de cuatro habitaciones tiene un baño en los Países Bajos, y en España una VPO, dos. La renta percápita de uno, 35000 y la del otro 20000. El paro, 4,20 % para la antigua colonia y 21% para la vieja metrópoli. En cuatro dias en Holanda, no he visto un Cayenne o un Panamera, y aquí parece que los dan en la catequesis. Un hijo de ET que visitara España y Holanda , pensaría que uno de los países es millonario, y el otro, no.  Y es cierto, pero ET jr, asi a ojo, se equivocaría completamente de pais.

Brasil, Brasilia y el bar la Biela frente a la Recoleta

29 Abr

Cuando Niemeyer diseño Brasilia para el presidente Kubistcheck, ya tenia la edad a la que los españoles como dios manda, que diria don Mariano, piensan en prejubilarse. La capital brasileira cumple 51 años y es abrumadoramente extensa y horizontal, solo apta para vehiculos, y con una atmosfera de modernidad antigua. Es como Tres Cantos pero a escala cosmica. El fuselaje de su mapa urbano se extiende de norte a sur durante casi 50 km. Se siente el lado luminoso de la fuerza  de una economia gigante y de una sociedad radicalmente multietnica que te deja sin aliento y te asombra a cada paso. Buenos Aires es entrañable, con sus puestos de flores sus estaciones y avenidas. Sus viejos cafes y librerias sus pequeños taxis. Su decrepitud tan linda. Fue Argentina una potencia hasta 1930 como ahora Alemania o Japon. Antes pensabamos que personas y paises siempre progresaban con el tiempo y acumulaban riqueza y sabiduria, pero el rastro  permanente del esplendor pasado Bonaerense nos desmiente una vez mas. Los tiempos estan cambiando, y constatamos que esta vez no somos solo expectadores, sino protagonistas.

Introduzca treinta peniques

7 Ene

Londres, que hermosa ciudad acariciada por la lluvia permanente.  Sigue teniendo un aire de capital del Imperio. Aunque sus Pubs son cda vez mas un caso de “overpromising &underdelivering”, hermosos y seductores por fuera , decepcionantes y cutres por dentro. Se salva el sabroso y adictivo english breakfast reducido esos si , por mor del colesterol inflacionario a un huevo en vez de dos, y en parte sustituidas las generosas raciones de bacon y salchichas por tomates y setas ( champiñones que los británicos de a pie no conocen otras)

Hay algunos signos de civilización y otros de decadencia: entre los primeros, hasta la Guiness se sirve fría, y entre los segundos, orinar es una aventura , en todas partes exigen el pago de un estipendio por entrar en unos retretes Victorianos en cuanto a su concepción e higiene. Inglaterra ha elegido, seguir orgullosa su camino como un viejo navío que se desintegra ante los embates de las galernas atlánticas . En todas partes de Albión al resto de la Unión ya no se nos denomina como el continente sino, simplemente con un autoexcluyente , huérfano , Europa.